Si has llegado hasta aquí es por que conoces lo que significan las siglas BLW, pero si no es así o tienes una leve idea, te aconsejo que leas primero mi post sobre qué es el baby-led weaning.

Si ya tienes claro qué es esto del BLW, aquí te presento las principales ventajas e inconvenientes de este método alimentario, porque sí, como todo, la práctica del baby-led weaning (BLW) tiene sus ventajas y sus inconvenientes, veamos los principales de cada uno de ellos.

VENTAJAS

Este enfoque alimentario tiene muchos beneficios, entre ellos:

• Desarrollo más rápido de sus habilidades motoras, ya que la manipulación de los alimentos y la coordinación de manos-ojos-boca para comerlos ayuda a desarrollarla.

• Permite estimular mucho más los sentidos del bebé al descubrir diferentes texturas, sabores, olores, …por si mismo.

• Fomenta su independencia, aportándole seguridad y confianza en si mismo.

• Previene la sobrealimentación, ya que es el propio bebé el que regula su hambre y deja de comer cuando ya está lleno. Esto ayuda sobre todo a evitar problemas de sobrepeso y obesidad en la edad adulta.

• El bebé no es obligado a comer, lo que genera menos estrés para el bebé y para los padres.

• Regulará la velocidad a la que come. La sensación de saciedad todavía tarda varios minutos a llegar al cerebro, si se come rápido, se comerá más.

• Ayuda a aceptar más fácilmente nuevos alimentos desde el principio gracias a la autoexploración de sabores y texturas desde el inicio de la alimentación complementaria, mientras que la mezcla de muchos sabores juntos y en una sola textura de las papillas dificulta esta aceptación en un futuro.

• Sólo se ofrece comida real, no procesados ni papillas de cereales llenas de azúcares y se promueve la adaptación del paladar a estos sabores reales.

• -Ahorra tiempo y esfuerzo porque se prepara una misma comida para todos y todos comen a la vez (no se para el mundo para que coma el bebé).

• Estimula la creación de unos buenos hábitos dietéticos, contribuyendo a la prevención del sobrepeso u obesidad.

• Ni bebés ni padres han de sufrir la transacción de purés a sólidos.

• Disfrutará comiendo y explorando, y tu disfrutarás con él.

• Comerá en la mesa como uno más, lo que evitará tensiones y prisas. Además, comer en familia aumenta la ingesta de alimentos saludables.

• -Es más respetuoso con el bebé por que se adapta a su ritmo y sus preferencias (no tiene por qué comerse todo lo del plato, recordemos que es un complemento a la lactancia).

• Es práctico y más barato para la familia.

INCONVENIENTES

La mayoría de los detractores del BLW lo acusan a el aumento del riesgo de atragantamiento y la posibilidad de que existan déficits de hierro con esta alimentación, ya que el hierro es un mineral muy demandado durante el primer año de vida y las papillas de cereales van enriquecidas en él.

No hay ningún estudio donde se haya visto que ninguna de estas premisas sea cierta.

De hecho, la AAP (Academia americana de pediatría) asegura después de corroborar todos los estudios existentes que el riesgo de atragantamiento es igual en los dos tipos de enfoques, papillas y sólidos y que los casos encontrados en ambos tipos de alimentación fueron debidos a alimentos que no deben formar parte de la alimentación de los bebés, como manzana cruda y frutos secos enteros.

En cuanto al déficit de hierro no existe problema siempre que llevemos una alimentación bien planificada y a poder ser con asesoramiento nutricional o pediátrico.
Los casos de bebés con anemia en países desarrollados son bajos y se pueden prevenir perfectamente añadiendo alimentos ricos en hierro en al menos una comida diaria.

También se valoran como posibles riesgos de este tipo de alimentación, una ingesta elevada de sal y una baja ingesta de calorías, pero esto también sería debido a un incorrecto asesoramiento, ya que los bebés no deben comer sal hasta el año (o mejor dos años), porque su sistema renal es débil todavía y en cuanto a la baja ingesta de calorías recordar que esto es alimentación complementaria y la mayoría de las calorías deben provenir de la lactancia materna (o artificial en su defecto).

Si podemos hablar de dos desventajas reales de este método, serían que ensucia mucho y que se desperdicia mucha comida, ya que la mitad de lo que le pongas en el plato terminará en el suelo, en su cara o en sus manos, pero eso también es parte del aprendizaje y la diversión :).

¿Te han convencido estas letras para practicarlo con tu hijo?

Si es así, te recomiendo que le heches un vistazo a mi libro «El método BLW: Paso a paso» donde explico paso a paso todo lo que debes saber para llevar a cabo esta práctica de la mejor manera posible, sin miedos ni carencias nutricionales. No te defraudará 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *