La forma de vida actual está haciendo que se desarrollen innumerables enfermedades que apenas antes existian. El estrés, la mala alimentación y el sedentarismo son los factores claves de este problema y provocan trastornos graves como obesidad, diabetes, enfermedades del corazón y depresión, entre otros.

Por suerte estos factores son modificables y con un buen trabajo físico, psicológico y nutricional podemos revertir sus efectos para evitar males mayores.

La nutrición, por tanto, juega un papel esencial en la prevención de muchas enfermedades, pero no sólo eso, sino que también tiene un papel relevante en la mejoría de muchas otras, como por ejemplo en el caso de las patologías autoinmunes.

Acudir a un nutricionista titulado y actualizado puede ayudarte a mejorar tu calidad de vida y las de los que te rodean.

En Kela Nutrición creamos dietas personalizadas y adaptadas a las diferentes necesidades de cada persona. Si necesitas atención personalizada, contáctanos.