El Baby led weaning (BLW) no es más que la introducción de alimentos sólidos en lugar de papillas en la alimentación complementaria del bebé a partir de los 6 meses.

Cuando iniciamos la alimentación complementaria a la leche materna (o la leche de fórmula), podemos hacerlo en forma de papillas o bien con alimentos sin triturar y el blw sería una manera de designar esa alimentación complementaria diferente a las papillas, con alimentos reales ofrecidos de tal manera que resulten inofensivos para el bebé.

Por tanto, el BLW consistiría en permitir que el bebé se alimente sólo desde el principio, ofreciéndole trozos de comida blanditos que pueda coger con las manos para llevárselos a la boca, masticarlos (con las encías al principio por qué no tendrá dientes) y cuando se sienta preparado, tragarlos.

¿Y porqué alimentación sólida, me suelen preguntar?

La finalidad de este tipo de alimentación es que el bebé aprenda desde el principio a comer sólo y los alimentos en su versión natural, descartando la necesidad de preparar purés y papillas, lo que le dará desde el principio la oportunidad de explorar gran variedad de sabores y texturas, favoreciéndole, entre otras cosas, a desarrollar buenos hábitos alimentarios y a evitar la obesidad.

Además, en este enfoque, se hace hincapié en que las comidas sean de alimentos reales y saludables, nada de procesados llenos de azúcares, grasas, harinas refinadas, …

También es adecuado que las comidas se hagan en familia todos juntos en la mesa y comiendo lo mismo o parecido, aunque con las adaptaciones necesarias para el bebé.
Los niños aprenden por imitación y si sus padres comen saludable ellos también lo harán.

Esto nos da la oportunidad de crear unos buenos hábitos alimentarios en el niño desde bien pequeño y también a mejorar nuestra alimentación como adultos.
De nada servirá alimentar de manera sana a tu hijo si tu no lo haces contigo mismo, por eso es un buen momento para mejorar tu alimentación.

Estas son algunas de las principales razones, pero el baby-led weaning tiene innumerables beneficios para el bebé, como puedes ver en este otro post.

No olvidemos que, durante la alimentación complementaria, el sustento principal del bebé será la leche materna o de formula hasta el año de vida y preferentemente hasta los dos años por tanto, no debemos agobiarnos si el niño come poco o solo juega con la comida.

Lo ideal será que tanto la lactancia como la alimentación complementaria sean a demanda, es decir, que el niño pida cuando tiene hambre y que no le forcemos a comer cuando no la tiene.

Esto es muy importante y una de las ventajas tanto de la lactancia materna como del BLW, ya que si forzamos al bebé a comer cuando nosotros queremos y no cuando él tiene hambre y además le forzamos a acabarse el biberón o la papilla o la comida del plato aunque no quiera más, estamos estropeando su sistema de regulación hambre-saciedad (que por desgracia casi todos tenemos alterado) creando problemas metabólicos y de sobrepeso a la larga porque aprenderá a comer aunque no tenga hambre “por qué toca” o porque alguien le insiste o porque tiene delante una chocolatina o su comida favorita,…

¿No os ha pasado que muchas veces coméis sin hambre sólo por que toca o porque os apetece algo en concreto? Pues esto es debido a que hemos perdido esa autoregulación y con el baby led weaning intentamos que esto no se produzca.

Espero que estas lineas te hayan servido para introducirte en este maravilloso mundo de la alimentación complementaria con alimentos sólidos; puedes encontrar más información sobre las ventajas e inconveneintes de este método de alimentación en este post o en mi libro «El método BLW: Paso a paso, que pueden encontrar en las tiendas online de amazon.

2 respuestas a “¿QUE ES EL BABY-LED WEANING?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *